EL MUSEO DE ZARAGOZA ESTRENA NUEVA SALA DEDICADA A LA PINTURA BARROCA

Dentro del paulatino proceso de renovación de la exposición permanente del Museo de Zaragoza, el centro ha abierto al público la sala dedicada a la pintura barroca. En ella se muestran doce obras del siglo XVII, con las que se sintetiza la extensa colección de arte barroco que se conserva en el museo; ejemplos que ilustran el panorama pictórico del barroco hispánico y que hacen especial énfasis en los pintores aragoneses.

imagenes_20180725_3595_bff548b8jpg

Destacan el retrato doble de Jusepe Martínez y de su padre Daniel (1630), el gran lienzo de la Conversión del duque de Aquitania (1673) debida al pincel de Vicente Berdusán. Ambos pintores son los principales representantes del barroco aragonés, en sus fases inicial y plena.

imagenes_20180725_3593_269dac88jpg

Se muestran también otras obras maestras españolas como una Vanitas (1660) de Antonio de Pereda, una imponente Santa Catalina de Alejandría de escuela sevillana, o Filósofo con libro (1630-1635) del taller de Ribera, además de dos soberbios cuadros de canastillas de flores de Juan de Arellano (1665-1670).

imagenes_20180725_3591_21f09853jpg

Dentro de esta planifiicación está previsto que durante el próximo otoño se abran al público las dos salas de referencia del Renacimiento. Desde esta manera el Museo de Zaragoza recupera el mensaje cultural propio y pone a disposición de los ciudadanos una parte de sus tesoros.